sábado, 8 de octubre de 2016

Teresa Pàmies, una mujer libre


Hoy quiero recuperar del olvido a una de nuestras mujeres sobresalientes, Teresa Pàmies, que nació un 8 de Octubre del año 1919. Las biografías de Teresa destacan sobre todo que fue hija de Tomás Pàmies, un activista comunista, compañera de Gregorio López Raimundo, Secretario General del PSUC y madre del escritor Sergi Pàmies. Como si ella no hubiera hecho nada en la vida y sus méritos los hubiera conseguido gracias a los logros de esos hombres queridos. Y no fue así, más bien al contrario.

Nacida en Balaguer (Lleida), desde muy joven adquirió un compromiso político. A los 10 años, Teresa ya se dedicaba a vender "La Batalla", la revista del BOC (Bloque Obrero y Campesino), partido del que su padre era dirigente.

A los 16 años comenzó a militar en las Juventudes del Partido Comunista (JSUC). A los diecisiete, apenas iniciada la guerra civil, viajó a Barcelona para asistir a una conferencia nacional y ya se quedó allí. Junto con otras compañeras, fundó la Alianza Nacional de la Mujer Joven (1937-39).

Comenzó a publicar sus primeros escritos políticos en el boletín Juliol, órgano de las JSUC.

Antes de cumplir los 18 años participó en el famoso miting en la plaza Monumental de Barcelona (marzo de 1937) en el que intervinieron también Federica Montseny, Dolors Bargalló, Margarita Nelken y Lluís Companys. A ese evento pertenece esta fotografía del conocido fotógrafo Agustí Centelles.



El fin de la Guerra Civil aleja a Teresa Pàmies de su familia. En 1939 huye de España, se exilia en Francia, donde pasa un tiempo encerrada en el campo de concentración de Magnac-Laval. Consigue escapar del campo de concentración gracias a la ayuda de su partido y embarca hacia Latinoamérica. Hace breves estancias en la República Dominicana y en Cuba y, finalmente,como tantos otros catalanes, se establece en México, donde se matricula en la Universidad Femenina para estudiar periodismo. En México vive durante seis años.

Una vez terminada la Segunda Guerra Mundial, los refugiados europeos que habían encontrado asilo en tierras americanas sólo tenían una obsesión: volver a la Europa liberada. A Teresa se le presentó la ocasión de embarcar. El viaje fue toda una aventura.

Después de pasar un año en Yugoslavia haciendo de locutora en Radio Belgrado, fijó su residencia en Checoslovaquia, donde trabajó diez años como redactora y locutora en las emisiones en catalán y castellano de Radio Praga. En 1960 se trasladó a Francia, donde vivió los últimos doce años de su exilio.

En 1971, con 52 años cumplidos, Teresa Pàmies volvió a Cataluña aprovechando el visado que le dieron para venir a recoger el premio Josep Pla, que ganó con el libro Testament a Praga.

Una vez establecida en Barcelona, ya no dejó de escribir libros, la mayor parte de carácter testimonial, así como artículos para diferentes publicaciones. También fue tertuliana habitual en las emisoras Ona Catalana y Catalunya Radio durante 22 años.

En el año 2000 recibió la Medalla de Oro del Ayuntamiento de Barcelona y un año más tarde su labor como escritora fue reconocida con el Premio de Honor de las Letras Catalanas (junto con Mercè Rodoreda, las dos únicas mujeres que han recibido este premio).

En el 2009 se despidió de sus oyentes de Catalunya Radio y se trasladó a vivir a Granada, ciudad por la que sentía mucho cariño y en la que vivía su hijo Antonio. En Granada murió el 13 de Marzo de 2012 a la edad de 92 años. Una gran historia, una gran mujer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario