jueves, 16 de abril de 2015

TTIP, el tratado de comercio que nos va a cambiar la vida


El TTIP es el tratado de libre comercio entre la Unión Europea y los Estados Unidos que se está negociando desde hace unos meses a espaldas de la ciudadanía y de sus representantes políticos. Es un acuerdo que va mucho más allá del comercio, y tendrá un impacto muy grande en muchos aspectos de nuestra vida cotidiana: en la salud, en la alimentación, en el trabajo, en el medio ambiente, en los derechos laborales, etc.

Uno de los puntos más preocupantes es la inclusión del mecanismo que permitiría a los inversores extranjeros saltarse los tribunales nacionales y presentar sus quejas directamente a los tribunales internacionales de arbitraje. Así, si un tribunal de arbitraje concluye que las políticas de un gobierno, decididas democráticamente, pueden reducir las ganancias proyectadas de un inversor, se le podría obligar a pagar miles de millones en daños y perjuicios. Es algo que está pasando en otros países que ya tienen este tipo de acuerdos: sanciones millonarias a Australia por su legislación antitabaco, sanciones a Argentina por impuestos sobre la Energía, a Eslovaquia por paralizar privatizaciones de hospitales. Son ejemplos que demuestran que es un tribunal formado para defender los intereses de las grandes empresas, y  que los antepone a las leyes de la propia democracia.

Cuando todavía estamos sufriendo las consecuencias de una crisis que tiene sus orígenes en un modelo de globalización económica sin derechos y sin reglas. Cuando asistimos al espectáculo de unos Jefes de Estado y de gobierno europeos sometidos a las decisiones de organismos no democráticos y no elegidos por la ciudadanía, como la Troika, ahora nos plantean otro paso más en esta dirección de economía global sin reglas políticas ni controles democráticos.