jueves, 15 de enero de 2015

Doha, Dubai, Abu Dhabi (II)


Abu Dhabi es la capital de Emiratos Árabes Unidos y la capital del emirato del mismo nombre. EAU es una federación de siete emiratos: Abu Dabi, Dubái, Ajmán, Fuyaira, Ras al-Jaima, Sharjah y Umm al-Qaywayn situados en la península arábiga. A pesar de la idea general de que Dubai es la ciudad más importante del estado, no es así, ni el emirato que capitaliza es el más rico. Abu Dhabi tiene menos habitantes, menos edificios ostentosos, menos turismo y menos glamour, pero muchas más reservas energéticas, lo cual hace que sea el centro económico del país, además de ser el centro político.

En nuestra visita del pasado mes de Enero a varios países del Golfo Pérsico, no podía faltar una rápida excursión a esta ciudad, sobre todo teniendo en cuenta que está a poco más de una hora de viaje en coche desde Dubai y todo el camino es autopista. La primera impresión que me dio Abu Dhabi es que es una ciudad agradable y bien planificada, sin tanta contaminación como sus vecinas, aunque también está creciendo con rapidez y aumentando la cantidad de rascacielos, con lo que corre el peligro de convertirse en una copia más de ciudades del estilo de Hon Kong .

Nuestro primer destino es la Mezquita Sheikh Zayed, la Gran Mezquita, que lleva el nombre del emir que ordenó iniciar su construcción, que fue el primer presidente de los Emiratos Árabes Unidos y el gobernante que impulsó la transformación del país invirtiendo las ganancias obtenidas con el petróleo.


Y delante de la Mezquita sucede el primer contratiempo, un guardia se acercó a nosotros con cara de pocos amigos y nos advirtió que estaba prohibido que las mujeres se hicieran fotografías con el pelo descubierto. De paso nos informó que para entrar teníamos que cubrirnos, y nos dirigió a una especie de vestuario público donde tuvimos que guardar cola para que nos proporcionaran la vestimenta adecuada.

jueves, 1 de enero de 2015

Doha, Dubai, Abu Dhabi (I)


Estas han sido mis segundas navidades en Doha, Qatar. A diferencia de las anteriores, y teniendo en cuenta que ya hemos visitado varias veces Qatar y todo lo que hay que ver ya está visto, este año hemos hecho turismo por un país vecino, Emiratos Arabes Unidos. Si Qatar ya me parecía un país ostentoso, los emiratos que he visitado me han dejado sin adjetivos grandilocuentes con que describirlos. Esas son las luces, que en esos países hay muchas, demasiadas, como no tienen problemas de abastecimiento de energía no se controlan lo más mínimo. Pero también hay sombras, como los inmigrantes indios, nepalís, que trabajan en la construcción de esos edificios tan enormes y que tienen unos salarios y unas vidas miserables. Entre tanto lujo, pasan desapercibidos, tienes que abrir mucho los ojos para verlos y localizarlos.

Comenzó nuestra aventura en el aeropuerto de Barcelona. Como ya expliqué en un post anterior, viajamos con billetes de staff, un privilegio que tenemos los familiares y empleados de la compañía aérea para viajar a precio muy económico. Nuestro plan era volar hasta Doha, dormir allí en el piso de mi hijo, y coger el avión hasta Dubai a la mañana siguiente a primerísima hora. Primer contratiempo. Pensábamos que podíamos facturar las maletas hasta Doha, pero como teníamos billete hasta Dubai, los empleados de Qatar Airways no nos dejaron hacerlo. Así que tuvimos que pasear las maletas durante unos días y pasar varias aduanas de países árabes con unos paquetitos de jamón y lomo ibérico entre el equipaje, algo que está prohibidísimo. Aunque hasta ahora siempre habían hecho la vista gorda, siempre te queda la duda de si no será la siguiente vez cuando tengas problemas.