sábado, 23 de junio de 2012

Brandi Carlile


Ha caido en mis manos (mejor dicho, en mi ordenador) el último disco de Brandi Carlile, Bear creek, que salió a la venta el pasado 5 de Junio. No tiene desperdicio, en la línea de los tres anteriores, aunque esta vez ya no sorprende tanto talento y sentimiento juntos. No entiendo por qué a esta cantante no la editan en España, siendo como es una de las mejores voces femeninas de la actualidad y una compositora muy aceptable.

Esta canción se llama That wasn't me.


La mayor parte de las canciones de Brandi son muy emotivas, algunas rozan lo deprimente. Tiene una capacidad enorme para describir y transmitir sentimientos intensos y para que te identifiques con ellos.

martes, 12 de junio de 2012

Dinero de la república


Guardo como oro en paño una pequeña cartera que perteneció a mi abuela y que descubrí hace muchos años en una caja llena de viejos recuerdos de mi madre. Dentro, un carnet de la Caja Nacional del Seguro de Vejez e Invalidez de principios de los 50, una estampita de la Virgen con el niño Jesús en brazos, y un puñado de billetes de la segunda república.

A mis ojos adolescentes tal cantidad de dinero aparecían como una gran fortuna. Y en realidad lo era, en la época en la que se utilizaban tenían mucho valor, pero de la noche a la mañana pasaron a ser papeles inservibles. Desde el primer momento me intrigó la historia que escondían aquellos billetes, pregunté a mis padres, y ante la falta de respuestas, la completé con un poco de fantasía.

En mi casa no se hablaba de la guerra civil, era un tema tabú. Sé que mi padre estuvo en el bando nacional y mi madre en el republicano, que el único hermano de mi madre murió en el frente y el resto de la familia tuvo que huir a Castuera abandonando sus escasas pertenencias, que la casa familiar fue saqueada como el resto de las casas del pueblo y se quedaron sin nada, que vivieron con terror los bombardeos de la aviación nacionalista, y que el dinero que llevaban encima era todo su capital. Son retazos de un horror que me llegaba a través de anécdotas sueltas que se escapaban en conversaciones insustanciales.

Desde hace unas semanas, todos los Martes he asistido a las manifestaciones que las personas afectadas por las participaciones preferentes han celebrado en Sant Joan Despí. Hablando con algunas de esas personas, la mayoría pensionistas y jubilados de avanzada edad, escuchando sus dramáticos casos, observando la rabia y el dolor en su rostro causados por la pérdida de sus ahorros, he recordado estos billetes inútiles. Pueden parecer historias diferentes, pero tienen más similitudes de las que se perciben a simple vista. En los tiempos turbulentos el sistema monetario se ve afectado y con él la vida de millones de personas. También estos momentos que vivimos en la actualidad son agitados, y ya nadie puede asegurar cuanto vale lo que poseemos, si es que poseemos algo, ni cuanto dinero tiene en el banco.  Nuestra egoista seguridad se está derrumbando como un castillo de naipes.