viernes, 31 de diciembre de 2010

Canciones para el recuerdo: mas canciones de guateques (1)

Hoy es día de fiestas, y de bailes, y he pensado en resucitar unas cuantas canciones más de mis años adolescentes, las que bailábamos en los guateques que organizábamos en días como hoy, o mejor dicho, en noches como la de Nochevieja.

Comienzo con Shocking Blues, un grupo holandés de gran éxito que fue número 1 en muchos paises, incluído EEUU, con diferentes canciones. La cantante, Marisa Veres, tenía una potente voz, y ayudó a convertir al grupo en uno de los famosos del mundo. La canción más representativa de la banda, y por supuesto la que yo más recuerdo, es "Venus"



"Na Na Hey Hey Kiss Him Goodbye" de Steam fue otro de los grandes hits de finales de los sesenta-principios de los setenta, de aquellos que han acabado llegando hasta hoy. Sus ventas fueron gigantescas. Steam es un grupo que nunca existió. En realidad, se trató de varios músicos de estudio. El nombre se puso para poder identificar al single, pero jamás se registró una banda llamada "Steam".

miércoles, 29 de diciembre de 2010

Tener amigos es bueno para la salud

No lo digo yo. Lo han dicho muchos filósofos, antiguos y modernos, lo han confirmado investigadores norteamericanos: “La magnitud del impacto sobre la salud de una buena red de apoyos familiares y de amigos es similar a la que se obtiene dejando de fumar”. La soledad origina angustias, relacionarse con otras personas ayuda a sobrevivir.

Este estudio concluye que las personas con buenas relaciones sociales tienen una vida considerablemente más larga que las solitarias. Es algo que sabíamos desde hace tiempo, por experiencia, y ahora este estudio lo ha confirmado.

La relación con los demás cura, aunque también pueda, de vez en cuando, matarnos. Generalmente, puesto que somos animales sociales, lo apropiado es conversar, alternar, amar. El cuerpo en apariencia no cambia pero sus defensas sí. Según comprobó la doctora Bernadette Boden de Columbia University sobre una muestra de 655 afectados por ataques cardiacos, la probabilidad de sufrir una recaída se multiplicaba por dos entre los pacientes más solos.

Pero eso también vale para aquellos a quienes la edad tiende a robarles la memoria, entre otras cosas. Estar con los demás y ser parte de un grupo proporciona tantos o más beneficios para la salud que el ejercicio físico, muchos fármacos o las dietas. En consecuencia.

Los amigos son personas que elegimos para compartir nuestros momentos felices, que necesitamos a nuestro lado en los momentos tristes, depositamos en ellos nuestros secretos y nos conocen como la palma de su mano. ¿Es Facebook y las demás redes sociales la medicina actual? Sí y no. A los efectos benéficos de sentirse relacionado (100 amigos virtuales de media) pueden seguir las melancolías de no disfrutar contactos ya que, incluso entre jóvenes, el número de amigos íntimos apenas crece con la red.


domingo, 26 de diciembre de 2010

Historias de Bixo: Mis comidas navideñas

oohh k bonito Onka, el post este de la Navidad te ha salio muy way. Weno un poko kutre pastelón jiji xro wai wai

k suerte tia tener unas navidades tan bukoliko kampestres. Las mías son más normalitas algo asi komo menos de la edad media y más del siglo XXI: muxo konsumismo, marisko, kanelones, kava i arbolito kon luces. Pa mi lo mejor d las navidades son mis salidas del armario k weno ha sido x partes y pokito a poko xro todas mis grandes decisiones han sido en navidad.

Pos weno ahora toy viviendo en un país nordiko i es un royo, es mi segundo año xro joe k mierda voy kon la sonrisa kongelada a toas partes. Tias k frio toy pasando, Papa Noe estara muy akostumbrao a estas temperaturas xo una polaka bollo komo yo pues no.

Weno k a nadie le interesa k yo pase frío (o si? k me dao kuenta k hay muxa kotiya en este blog). Pos iba a kontar k este año toy pasando unas navidades k no son navidades, muxo kurro y más kurro y al salir a la kalle ambiente frigorífiko. Me he resfriao y se me kae la mokita, weno no se me kae porque en kuanto asoma por la nariz se me kongela y se keda ayi kolgando komo una estalagmita.

Este año k podía haber llevado a mi novia a la komida familiar porke todo el mundo ya se ha enterao de lo mío pos no, a kurrar.

Hace kuatro años el día 25 después d una komilona navideña k yo taba un poko impresentable x la kantidad d alkool k había bebido, kogi a mi madre y le dije: "mami, no me vas a kerer más xo tengo k decirte una kosa muy fuerte". Y mi madre, k taba en la kocina haciendo no se k, se sentó en una siya muy nerviosa y me dijo "no estarás embarazada?". "Joe mami no, k los tios no me molan. Soy lesbiana". Y mi madre se levantó y me dijo "a weno si eso ya lo sabía"

Osti, k lo sabía dice la tía. Y xk no me lo había dixo? Pues anda k los nervios k yo había pasado... "xo a tu padre no le digas nada k ya se lo diremos mas adelante".

Weno por entonces yo salía kon una tía muy celosa y ya empezaba a estar harta xo weno no me decidía a dejarla y sentía k lo mío lo tenía k decir. Porke tengo fama de borde y exá palante xo joe las k me konocen saben k soy una indecisa, y más wena k el pan d la panadería de mi padre, d la primera k montó k es la más auténtika las otras k puso después son de pan kongelao.

Y el año pasao se lo dije a mi padre tambien el día d navidad. Joe no es k tenga fijación kon el día 25 es k los veo poko desde k me independicé y ahora vivo en el extranjero (lo había dixo ya?). Y weno mi padre tuvo un infarto hace dos veranos y joe no era kuestión d irle kontando kosas pa excitarlo.

Pos la kosa fue así. Tábamos toda mi familia, mis padres y mi hermana, el novio de mi hermana y yo, y mi abu, la madre d mi padre k es la únika k me keda. Y mi tía, la hermana de mi madre kon su marido y sus dos hijos k son mis primos (unos kapus). Y mi tío, el hermano d mi madre kon su mujer k son unos estiraos y sus tres hijos. Weno éramos mogollón de gente. Pero no tías no fue komo os estáis imaginando, no lo solté en la mesa delante de tol mundo, fue más privado.

Weno pos taba yo en el sofá más aburria k una ostra viendo la tele y pensando en mi amorcito kuando mi papá se sentó a mi lado y me cogió del hombro y me dijo "No tienes nada k kontarme?" y yo pegué un salto en el sofá y me puse más kolorá k un tomate kolorao "no, papá, no tengo novedades". "kómo k no si tu madre me ha dixo k tienes pareja?". Yo no sabía si mi madre le había kontao algo o se taba pegando un farol xk mi padre es muy farolero kuando kiere sakar algo.

Weno pos eso, k mi padre ya lo sabía todo y me tuvo un rato ayí haciéndome sufrir preguntándome donde trabajaba y si nos íbamos a kasar, xro el muy kapu lo decía todo a medias haciéndome kreer k pensaba k era un xiko y yo taba ayí hexa polvo esperando saltar y no me atrevía. Y al final se fue porke lo yamaban y antes d irse se puso en plan trascendente y me dijo "kariño no me gusta k te gusten las xikas vas a sufrir muxo en la vida, por k no te buskas un buen xiko y te olvidas d toda esta porkeria?". Y yo lo miré y le dije "papá no depende d mi soy así". Weno o algo parecido.

Y así van las kosas, k tu te rallas pork piensas k tus padres van a pensar mal y te agobias y luego la kosa no va tan mal komo pensabas. Weno mi padre todavía se piensa k voy a kambiar y me da la lata xo lo tiene klaro.

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Candelas, jachones y jumeones en Nochebuena

Las navidades de mi infancia siempre fueron tristes. Lo fueron, al menos, en el ámbito familiar, y así es como permanecen en mi mente. Mi hermana mayor emigró a Barcelona cuando tenía 15 años para ganarse la vida, y ese vacío se notaba a todos los niveles. Seguramente, las navidades anteriores habían sido muy alegres, pero yo era muy niña y no las recuerdo.

Mi familia no era una excepción, en todas las casas de alrededor había ausencias dolorosas, padres, esposas o hermanos de personas que se habían marchado a trabajar a Madrid, Barcelona, Alemania, Suiza o Bélgica, y sus ánimos no estaban para celebraciones. Quizás fuera por eso que los niños, ajenos a esos temas dolorosos y con ganas de disfrutar, nos volcábamos en la calle para celebrar las fiestas.

El ambiente navideño empezaba un par de semanas antes del día de Navidad. Y comenzaba en la escuela, por supuesto, que era la que marcaba la línea de todo lo que debía celebrarse y cómo hacerlo. En mi escuela, la única del pueblo, que tenía el patriótico nombre de "José Antonio Primo de Rivera", se instalaba un gigantesco belén, que ocupaba la mitad de una clase. Sólo hablo de la parte que se refiere a las chicas, porque por entonces no existían las clases mixtas, en nuestro caso las niñas ocupábamos la planta baja, y los niños el primer piso.

El Belén lo montaban las alumnas mayores, aunque participábamos todas en mayor o menor medida, sobre todo aportando césped, porque era un Belén ecológico, con su césped natural y todo. Cada tarde iban las niñas de una o varias clases a cantar villancicos delante del Portal, era de las actividades que más me gustaban, se nos pasaba la tarde volando, ensayando canciones que ya sabíamos o aprendiendo nuevas.

Mis villancicos favoritos eran los alegres, con ritmo, los que te permitían tocar la pandereta con energía. Los lentos me aburrían.



Los dos o tres días antes de Navidad la pandilla de la calle cogíamos nuestras panderetas, zambombas y castañuelas y cuando llegaba el atardecer subíamos calle arriba hasta llegar al centro, allá donde vivían los ricos, deteniéndonos en las casas para cantar villancicos y pedir el aguinaldo.

Dame el aguinaldo carita de rosa
que no tienes cara de ser tan roñosa,
la campaña gorda de la Catedral
se te caiga encima si no me lo das.
Y si me lo das y si me lo das,
que pasen las Pascuas con Felicidad.


Sabíamos en que viviendas podíamos pararnos y en cuales no. Había una ley no escrita que decía que en las casas en las que se guardaba luto no se podía cantar, por respeto al dolor de las personas que vivían en ellas. Nuestros mejores villancicos estaban destinados a los donantes generosos, generalmente eran familiares de algunas de las componentes del grupo, las abuelas eran las favoritas, las más rumbosas. A veces, para fastidiar a la gente conocida por mal genio y por tratar mal a la chiquillería, nos deteníamos en sus puertas, e incluso entrábamos hasta el zaguán, y cantábamos lo más disonante y estridente posible. Después echábamos a correr entre risas, antes de que salieran a regañarnos.

Lo mejor de las fiestas llegaba el día de Nochebuena, al anochecer. Nada más oscurecer, los niños y niñas ocupábamos las calles con nuestros instrumentos musicales. Los más afortunados llevaban zambombas fabricadas con latas y las vejigas de los cerdos de la última matanza. Yo nunca pude tener una de esas, y de todos los instrumentos navideños, era el que más envidiaba, sonaba infinitamente mejor que todos los demás.

Hacíamos candelas con material que habíamos ido acumulando durante el día, y alrededor de ellas nos resguardábamos del frío, que era muy intenso. Y los niños llevaban jachones (hachones en habla no extremeña), una especie de antorchas hechas con haces de ramas de una planta que buscaban en la sierra y que años después he sabido que era gamonita. Corrían con ellos arriba y abajo, iluminando la fría noche, con una alegría inmensa. También llevaban jumeones (supongo que humeones), que nunca he sabido bien lo que es, creo que eran trapos grasientos, atados con alambres, a los que prendían fuego y volteaban haciendo circunferencias y dejando un rastro de chispas, humo, y ya consumidos, cenizas. Me daban mucho miedo.

Llegada la hora de la cena, la gente se recogía y se disponía a celebrar la Nochebuena con la familia. Yo de eso no sé mucho, pero me han contado que, aparte de la cena, lo mejor era lo que venía después, muchos dulces que se habían fabricado semanas antes, pestiños, flores, roscos... y las botellas de anís.

No sé si esas costumbres se mantienen todavía. Es posible que no, los niños ya no están en la calle como estaban antes. Aunque he visto fotos recientes de candelas, muy grandes, sí, pero sin gente alrededor. Un reflejo de las navidades actuales, mucho brillo y poca alma.

sábado, 11 de diciembre de 2010

Canciones para el recuerdo: Camilo Sesto

A mi, Camilo Sesto no me gustaba nada de nada. Y no entendía a mis amigas, algunas de las cuales estaban locas por él. Ya se sabe, el fenómeno fans en las adolescentes.

Con los años, y a medida que el personaje me ha ido pareciendo más deprimente, más esperpéntico, he aprendido a respetar su voz y sus canciones. Y hasta ha llegado a formar parte de mi ideario, de mis sueños y de mis gestos.


Mi amiga Xena sabrá valorar esta canción, que seguro que a ella le gusta mucho.



Camilo se parecía mucho a un amigo mío. Eran clavados. Sólo que mi amigo ha sabido envejecer mejor. No ´se le ve una parodia de sí mismo.



Pero Camilo está en el recuerdo de mucha gente. No se trataba sólo de que tuviera una bonita voz, sino de sus recursos vocales, y de los retos que emprendió sin miedo al fracaso.



Por todo ello se ganó mi respeto como cantante, aunque como persona... lo dejamos en suspenso.

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Contra la violència de gènere, totes les nostres veus

La semana pasada, y con motivo del día internacional contra la violencia hacia las Mujeres, se celebraron en Sant Joan Despí diversos actos con el objetivo de denunciar y concienciar sobre este problema.

Además del acto "No te olvido", del que ya hablé ampliamente, Violeta también participó en otros eventos organizados desde el Consell Municipal de Dones, o directamente desde la Regidoria d'Acció Social i Polítiques d'Igualtat. La regidora Elena Embuena está realizando un trabajo excelente, y no lo digo porque tenga amistad con ella, que es cierto, ni porque haya ayudado a la Asociación Violeta siempre que le ha sido posible, que también es cierto y lo reconocemos, sino porque los resultados así lo demuestran, y algún día hablaré de ello más extensamente.

Mención especial para la cadena humana, se celebraba por primera vez en el pueblo. Fue bien, con bastante participación, pero yo creo que pudo haber ido mucho mejor si no hubieran habido algunos pequeños problemas de organización y cambios de planes de última hora que desorientaron a mucha gente. Experiencia para el próximo año, se demostró que este acto tiene fuerza, gustó, y merece consolidarse.

Aquí dejo el video donde se habla de todas estas cosas, desde un punto de vista muy oficial y poco crítico, pero espero que a mis amigas de otras partes de España (y del mundo, que me considero una persona muy afortunada jeje) les gusté ver como son en realidad todos estos actos con los que os doy la vara tan a menudo.