domingo, 28 de agosto de 2016

Algunas historias estimulantes de los JJOO de Río 2016


Yusra Mardini


En los JJOO siempre salen a la luz historias impresionantes de deportistas que superan situaciones adversas con mucho esfuerzo y tesón. Y también con ilusión. La que más ha llamado mi atención es la de Yusra Mardini, una joven nadadora que emigró a Europa en una patera. Yusra nació hace 18 años en Siria, donde fue entrenada por su padre desde pequeña. Empezó a competir a los 13 años, y su futuro era bastante prometedor. 

Como millones de sirios, Yusra se vio obligada a huir de la guerra. Junto a su hermana Sarah, también naddora, hace un año abandonó la casa familiar en Damasco, cruzó el Líbano, y llegó hasta Turquía. Allí, como tantas otras personas desesperadas, se subió a un bote rumbo a las costas griegas. En medio de la noche el motor falló y el agua comenzó a colarse en la embarcación. Yusra fue consciente de que, o hacía algo, o iban a morir. Así fue como ella, su hermana, y otros dos pasajeros que sabían nadar, ataron una parte de la cuerda a la balsa y otra a su cuerpo, se sumergieron en las frías aguas del Egeo,  y arrastraron la embarcación hasta la costa. Fueron tres horas de terror, pero finalmente consiguieron llegar a la orilla y salvar la vida de 20 personas.

En la actualidad Yusra Mardini vive en Berlín, donde ha conseguido el reconocimiento legal como refugiada y una beca del Comité Olímpico Internacional. Ha sido la abanderada del equipo de personas refugiadas, un equipo que ha podido presentarse por primera vez de forma oficial en los Juegos de de Río. Está formado por 10 deportistas de países en guerra, como Congo, Etiopía, Siria o Sudán, todos ellos con historias dramáticas marcadas por la violencia. 

domingo, 24 de julio de 2016

Ordenadores antiguos: La CTM-70


Hace unos años expliqué en una entrada como era el primer ordenador con el que trabajé, la Mercator 5000 de Olivetti. Ahora voy a hablar del segundo, la CTM-70. Observad el artículo femenino con el que califico estas máquinas, algo que sería impensable hoy.  Esto se debe a que entonces, en los años 70, no los identificábamos como ordenadores sino como computadoras, y el mundo de la informática estaba mucho más feminizado de lo que está ahora. Eramos muchas las mujeres que trabajábamos no sólo en la introducción de datos, también en programación. Cuando, como y por qué se perdió esta contribución importante de las mujeres y se convirtió en una profesión casi exclusiva de hombres, es algo que algún día analizaré con más detalle, tengo unas cuantas teorías. 

No recuerdo exactamente las fechas en que este ordenador formó parte de mi día a día, mi memoria flaquea mucho en los últimos tiempos, pero haciendo un cálculo aproximado, diría que fue entre los años 1973-1976. Algo más de 3 años.

Como el anterior, realizaba dos funciones principales, facturar y contabilizar. Pero los procesos eran más complejos y el tratamiento de los datos almacenados permitía obtener mucha más información. Ya no se trataba sólo de emitir una factura como lo haría una máquina de escribir algo más sofisticada, sino de hacer también una gestión de pedidos, de stocks y unas estadísticas de ventas. En el área contable, partiendo del asiento contable, se llegaba a controlar las fichas de cuentas, los diarios y balances contables.

martes, 12 de abril de 2016

Francesca Bonnemaison


Me recuerda el twitter esta mañana que tal día como hoy del año 1872 nació Francesca Bonnemaison, pedagoga y educadora de ciudadanas.  Sus padres regentaban una próspera tienda de tejidos situada en la Rambla de Barcelona.  Tuvo una fuerte educación religiosa, aprendió idiomas, dibujo y música. A los 21 años se casó con Narcís Verdaguer, abogado, poeta y político. 

La sociedad catalana de la época, finales del s.XIX principios del XX, espera de una mujer de su clase social que permanezca encerrada en casa, dedicada a la familia y a algún entretenimiento considerado femenino como leer o coser. Pero Francesca tiene otras inquietudes, escribía relatos para el periódico "La veu de Catalunya", que firmaba con el seudónimo "Franar", que es la contracción de su nombre y el de su marido.

En el año 1909 creó en Barcelona la primera Biblioteca Popular de la Mujer de Europa. Para llevar adelante ese proyecto tuvo que luchar con un sinfín de adversidades, incluyendo la oposición de su marido. Empezó en el claustro de la parroquia de Santa Ana y con pocos libros, en la propaganda se aludía a que la biblioteca era “de entrada libre para todas”. Además de libros de tipo educativo y literario, las mujeres podían llevarse a casa revistas y moldes para hacerse su ropa y las de sus criaturas. También era punto de reunión, a la salida de la misa de los domingos, de mujeres de diferentes clases sociales, obreras y burguesas.

sábado, 30 de enero de 2016

Sara Zapata


Sara Zapata, poeta y docente. Nació en Madrid en 1977. En esta ciudad vive y trabaja como maestra de educación primaria. Ha participado en diversas revistas literarias y en recitales poéticos por su ciudad. Palabras para salvarse es su primer libro de poemas.

CON MI PERMISO

Me permito vivir como quiera
porque esto, la vida,
es lo único realmente mío.
Me permito por tanto
tropezar las veces que sea necesario
y también vaguear,
tumbarme al sol y dejar que pase el tiempo
sin que nada pase.
Me permito también
adelgazar y engordar a mi antojo
puesto que este cuerpo es mío
y darle placer sin reproches.
Me permito amar y que me amen
sin ridículos límites
que edulcoran al amor
e intentar
aceptar el fin con valentía
sin miserables reproches,
pero si llegado el momento
me falla la entereza,
me permito convertirme en escarabajo
durante un tiempo determinado.
Me permito cambiar de opinión
sin sentirme culpable
ya que nada es estático.
Me permito además,
permanecer en la confusión del ser
en la intriga de las sombras
en esta interrogación constante.
Me lo permito
porque ya me cansé,
de apuñalarme a cada instante.

domingo, 29 de noviembre de 2015

Gretel Ammann

                          Foto de Manel Armengol. Manifestación contra las violaciones. Barcelona 1977

Gretel Ammann Martínez, una personalidad destacada del movimiento feminista español de la segunda parte del siglo XX cuyo nombre está cayendo en el olvido. Contribuye a esta desmemoria el hecho de que la mayor parte de su trabajo lo ha desarrollado en ponencias en congresos, encuentros, jornadas, reuniones y asambleas, y no ha sido publicado. O se ha publicado en lo que se llama Literatura Gris, que no utiliza los canales habituales de producción y distribución.

Margarita "Gretel" Ammann Martínez (Donostia 1947 – Barcelona 2000), fue una feminista radical, lesbiana separatista, militante y activista. Nació en Donostia, de madre vasca y padre austriaco. Cuando tenía dos años la familia se trasladó a Barcelona. Estudió bachillerato y primaria en la escuela alemana de Barcelona, y Filosofía y Letras en la Universidad de Barcelona.

En 1971 se fue a vivir durante un año a París, estudió en la Sorbona y aprendió francés. Tenía mucha facilidad para aprender idiomas, llegó a hablar correctamente cinco. De regreso a Barcelona trabajó en diversas escuelas y academias antes de entrar en la Escola Tramontana, en el barrio del Carmel.

miércoles, 14 de octubre de 2015

Katherine Mansfield y Virginia Woolf, una amistad especial


Coincidiendo con el aniversario del nacimiento de Katherine Mansfield, quisiera hacer este pequeño homenaje a una de mis escritoras favoritas. La descubrí hace muchos años, llegué a ella siguiendo los consejos de otra conocida escritora, Virginia Wolf y desde el primer momento me fascinó la relación de amor-odio que tenían. Y es que, a pesar de sus diferencias y lo distintas que eran en su manera de ser y su forma de escribir, se tenían un respeto mutuo por encima de toda duda.

La primera impresión que tuvo Virginia sobre Katherine, en un encuentro en el que la acompañó su marido Leonard Wolf, no fue muy favorable. Esto es lo que anotó en su diario: "Ambos habríamos deseado que nuestra primera impresión de K.M. no hubiera sido que es como una jineta sacada a pasear. En verdad, al primer golpe de vista me sentí un poco molesta por su ordinariez: esos rasgos tan duros y vulgares". Y Katherine tampoco se quedaba atrás en mostrar su desprecio, solía decir  del matrimonio Woolf que "los lobos son apestosos".

lunes, 28 de septiembre de 2015

Crónicas estivales: Una visita al cementerio


Es una parada obligada. Cada año, en el mes de Agosto, tengo que hacer un hueco entre las múltiples actividades vacacionales para ir al cementerio a limpiar la tumba de mis padres y a cambiar el ramo de flores. No es una visita fácil, por muchos años que pasen, todavía se despiertan en mi un cúmulo de sentimientos que me llenan de inquietud. Los cementerios siempre me impresionan, y éste, donde reposan los restos de muchos seres queridos, me conmueve mucho más.

Lo primero que me viene a la memoria una vez traspasada la verja de hierro, son aquellos fríos días de los difuntos de mi infancia, el dos de Noviembre, en que la visita al cementerio era obligatoria. Agarrada del brazo de mi amiga Anastasia, tensas, con los corazones en vilo y la mirada llena de miedo, iniciábamos el recorrido por la calle de la izquierda, donde estaban las tumbas más antiguas, algunas con cuerpos trasladados del cementerio viejo. Era la parte que más nos gustaba, imaginábamos historias sobre aquellas personas que habían nacido en el siglo XIX y sobre la vida que  habían llevado. Imaginar que habían pisado las mismas calles que nosotras, y habían vivido en las mismas casas en las que ahora vivían sus descendientes nos parecía emocionante. 

domingo, 2 de agosto de 2015

Crónicas estivales: Entre olivos


En muchos lugares, tanto en Europa como en otros continentes, existe la costumbre de plantar un árbol cuando nace un hijo. El tipo de árbol cambia, según la zona. En los pueblos de ascendencia celta, el manzano y el avellano, preferentemente. Los celtas tenían un gran amor por los árboles, a los que consideraban sagrados, y era tradición plantar uno en el nacimiento de cada criatura, que se convertía en su compañero y consejero durante toda la vida.

En los pueblos mediterráneos el árbol preferido es el olivo, que desde la antigüedad tiene una gran simbología. En la antigua Grecia el olivo simbolizaba la paz y la prosperidad, la fuerza, la victoria, la fertilidad, y era un elemento sagrado que se ofrecía a los dioses.

No sé si mi padre conocía estas tradiciones o fue una iniciativa propia. En cualquier caso, decidió plantar un olivo en el patio de la casa familiar (nosotras lo llamábamos corral) al nacer cada una de sus tres hijas. Estos olivos nos han visto crecer, igual que nosotras los hemos visto crecer a ellos, y formaban parte de nuestras vidas.

Tras la muerte de mi padre, y el traslado de la familia a Barcelona, los olivos quedaron en un estado de semi-abandono, pese a lo cual continuaron produciendo aceitunas año tras año, un producto que nadie recogía. Con las reformas de la casa, su ampliación y adaptación a las comodidades de la vida moderna, el tamaño del corral se fue reduciendo y los árboles fueron desapareciendo. Sólo quedó uno en pie, presidiendo el centro del patio. Un olivo muy valioso y apreciado por la sombra que nos proporcionaba en los calurosos días estivales de nuestras vacaciones.

jueves, 18 de junio de 2015

Tres teóricas feministas españolas


Wikipedia, premio Princesa de Asturias 2015 de Cooperación. Como editora de Wikipedia, me alegra la concesión de este merecido premio, por lo que implica de reconocimiento al trabajo colectivo de tantas personas anónimas que diariamente la actualizan, contribuyendo así a la difusión de los conocimientos.

Aprovecho esta ocasión de atención mediática para volver a denunciar la escasez de mujeres presentes en esta enciclopedia y para publicitar tres de mis aportaciones, las de las teóricas feministas María José Guerra Palmero, Luisa Posada Kubissa y Rosa Cobo Bedía.  He añadido unos cuantos artículos más, pero de éstos me siento muy orgullosa. En primer lugar, por sacar a la luz el trabajo de estas extraordinarias mujeres, y en segundo lugar, porque me ha permitido conocerlas, a ellas y a su obra, lo que me ha permitido crecer como feminista y como persona.

LUISA POSADA KUBISSA (Madrid, 12 de junio de 1957), es una filósofa, escritora y teórica feminista española. Profesora titular de Teoría del Conocimiento, Estética e Historia del pensamiento de la facultad de Filosofía de la Universidad Complutense de Madrid.